Galería ANTIQVARIA - Arte Contemporáneo, antigüedades, mercado, coleccionismo

Arte contemporáneo, antigüedades, mercado, coleccionismo

La primera revista online de arte y antigüedades

PARA ESTAR AL DÍA

15/12/2016 4:49:51

FAUVISMO ESPAÑOL por Alicia Sánchez-Matas Jiménez (3/4)

   FAUVISMO ESPAÑOL:   

   ESTILO Y COTIZACIÓN DE   

   FRANCISCO ITURRINO Y JUAN DE ECHEVARRÍA   



   4- Juan de Echevarría y Zuricalday (Bilbao, 1875 - Madrid, 1931)   

ESTILO Y TEMÁTICAS

     La sensibilidad y evolución estilística de Echevarría madura al compás de corrientes internacionales del momento como el Impresionismo, el Postimpresionismo y el Fauvismo. Sin embargo, no se desliga de las fuentes de inspiración españolas, con un estilo robustecido por influencia del pensamiento de la Generación del 98.[33] Todo ello le lleva a conformar un estilo muy personal en el que se une su formación cosmopolita, su pasión por la música y sus raíces vascas, siendo un estilo moderno difícil de enjuiciar históricamente. Así, la insatisfacción con la pura sensibilidad que demuestran sus obras tiene que ver con la transformación que se estaba produciendo en la transición del Impresionismo al Expresionismo[34] pasando por el Fauvismo.

     Estudiando la obra de Echevarría destacan singularmente las gamas tonales escogidas. Empleando una paleta generalmente clara, transparente y matizada, con unos campos de color construidos intuitivamente, gusto por el uso de tintas tenues y cristalinas, generalmente irisadas y complejas. En su obra hay una predilección por un empaste leve y sutiles variaciones cromáticas. Las gamas tonales es lo que más varía en el transcurso de su obra, caracterizada por nuevos matices acordes con evolución de su sensibilidad.[35] En 1909 se advierte en sus primeros paisajes de Pampliega cierto realismo mientras que en 1912, durante su periodo parisino, se produce un progresivo destierro de los ocres comenzando a prevalecer las gamas frías. Su viaje a Granada le descubre la intensa luz sureña, comenzando a usar una gama más caliente y con mayor contraste cromático,[36] lo cual encuentra mayores similitudes con el estilo fauvista, visible en Paisaje de Guetary. [Fig.7] Sin embargo, se distancia de ellos en el uso más reflexivo y equilibrado del color puro, no tan violento ni extremo. Echevarría declaró:

“Todo me habla de espíritu y procuraré no enturbiar éste, prescindiendo en lo posible de lo pintoresco y de las armonías brillantes de color, es decir, que tiendo a una emoción más concentrada y pura. Claro que esto no quiere decir que no siga buscando las armonías de color”.[37]

     Al comentar la pintura del artista bilbaíno hay que aludir a evocaciones musicales, pues al describir sus obras se suelen citar términos como “timbre”, “entonaciones sonoras” o “resonancias cristalinas”. Muchos estudiosos han indicado que su dedicación temprana a la música pudo haber modelado su inspiración e interpretación de las formas a través de las gamas de color que parecen translucir acordes con ritmos casi musicales. En 1923 Valle-Inclán habla del melómano Echevarría como del “pintor musical y pitagórico”[38] a lo que Camón Aznar añade que “parece mojar su paleta en el hontanar de la música y esta calidad lírica de sus colores procede de ese juego de armonías que en su alma provoca la interpretación pictórica de la Naturaleza”.[39]

     Técnicamente, su dibujo es sólido con un potente dominio del dibujo. En las composiciones de sus obras esquematizando los temas usando las líneas más relevantes [Fig.9], destacando sus estilizaciones producto de la sensibilidad y no del pensamiento más científico que hacían los cubistas en la misma época.[40]

     Las temáticas que representa Echevarría son muy variadas. Aunque en la primera época pinta desnudos de gran formato, por influencias de van Gogh, Gauguin y Cézanne, además de Zuloaga y Picasso, comienza a realizar retratos y naturalezas muertas, los dos grandes géneros de su trayectoria. Sus bodegones son los más notables por el especial estudio de sus colores y formas,[41] sirviendo de ejemplo el espléndido el Bodegón con libros y abanico [Fig.8], o el Bodegón de los limones [Fig.10]. En relación al género del retrato, Valle-Inclán le animó especialmente[42], como en el que homenajea a su amigo Iturrino (1919, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid). Sin embargo también se vio atraído por las gitanerías como búsqueda de lo primitivo, de un mundo cercano pero incógnito, como en Familia gitana. [Fig.11]

INFLUENCIAS

     Durante su aprendizaje en París, su amigo el escultor bilbaíno Paco Durrio fue clave en la conformación de su estilo[43] al pintar y descubrir en su taller su colección de treinta obras firmadas por Gauguin, del que toma influencia clara en su obra Mestiza Desnuda (ca. 1923, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid.) además del trazo negro para los contorno. Junto a él destaca la influencia de Cézanne sobresaliendo en su interpretación casi simbólica de los bodegones donde el color va más allá de la línea del dibujo, al igual que en la construcción de sus paisajes. Además, el estilo y cromatismo de van Gogh está muy presente en la obra del artista vasco [Fig.7], pues el holandés creaba sus obras como exteriorizaciones de sus estados sentimentales.

SUS OBRAS EN COLECCIONES Y MUSEOS

     Las obras de Juan de Echevarría se localizan únicamente en colecciones de ámbito nacional. Destaca primeramente el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía con diecinueve de ellas. En segundo lugar se encuentra el Museo de Bellas Artes de Bilbao, seguido del Museo de Bellas Artes de Álava, el Museo de Pontevedra, el Museo de Salamanca, el Museo Camón Aznar en Zaragoza y el Museo de Bellas Artes de Granada.

     En el ámbito privado, sus obras se reparten entre la Fundación Antonio Ródenas García-Nieto de Madrid, la Fundación Cultural Mapfre Vida de Madrid, la Colección Casacuberta Marsans en Barcelona, la Colección Nellie Manso de Zúñiga de Maeztu en Madrid y la Galería de Arte Lorenart.

     Al igual que sucedía con la obra de Iturrino, el hecho de que muchas de ellas se encuentren en colecciones particulares puede encontrar su causa en la compra de sus obras en subasta.

   5- Cotización en el mercado de fauvistas extranjeros   

     Previo análisis de las cotizaciones de Francisco de Iturrino y de Juan de Echevarría, cabe realizar un breve comentario sobre los remates más elevados que han alcanzado en subasta los principales artistas del movimiento fauve, generalmente franceses y muchos de ellos másters en ventas, para contextualizar y comparar los precios de Iturrino y Echevarría. Los principales artistas del Fauvismo destacan por vender en el ámbito internacional, principalmente en las sedes que las grandes casas de subastas tienen en Londres y Nueva York.[44]

     De entre todos los fauvistas destaca, como cabeza del movimiento y en torno a quien se fraguó el mismo, Henri Matisse cuya obra más cara adjudicada es el óleo titulado Les coucous, tapis bleu et rose (1911), rematado en 32.000.000 € tras una estimación de 12.000.000 € y 18.000.000 €, vendida por Christie´s París en el año 2009.

     Como segundo fauve más cotizado se encuentra Maurice de Vlaminck (París, 1876-1958) con su mayor remate de 20.431.420 € por el óleo titulado Paysage de banlieue (1905) vendido por Christie´s Nueva York en el año 2011. Le sigue su amigo e importante fauvista en el grupo, André Derain (Chatou, 1880-1954), siendo su obra más cara un óleo titulado Arbres à Collioure (1905) rematado en 19.521.240 € por Sotheby´s Londres en el 2010. Tras ellos se encuentra el genial y particular Kees van Dongen (Delfshaven, 1877-1968) con el óleo titulado Jeune árabe (1910) rematado en 9.349.260 € por Sotheby´s Nueva York en el año 2009.

     Con precios más alejados se encuentran artistas de la calidad de Raoul Dufy (Le Havre, 1877-1953) con el óleo titulado Le moulin de la gallette vendido en 1.964.520 € por Sotheby´s Nueva York en el 2013. Otro fauvista es Emile Othón Friesz (Le Havre, 1879-1949) cuyo óleo Le port d´Anvers (1906) fue rematado en 1.567.860 € durante el año 2007 en Christie´s Londres. Otros integrantes del grupo con cotizaciones similares son Albert Marquet (Burdeos, 1875-1947) con el óleo titulado La plage de Sainte-Adresse (ca.1906) vendido en 1.538.970 € por Sotheby´s Londres en el 2008, y Henri Charles Manguin (París, 1874-1949) con el óleo Les oliviers à cavalière (1906) vendido por 1.012.300 € en Sotheby´s Nueva York en el año 2016. Los artistas del movimiento fauvista que presentan una cotización más baja, aunque muy superior a la de nuestros dos artistas españoles, son Louis Valtat (Dieppe, 1869-1952) con la obra titulada Madame Valtat et son fils rematada en 726.650 € por Sotheby´s París en el 2008, y Charles Camoin (Marsella, 1879-1965) con el óleo Port de Cassis (c.1901) rematado en 307.000 € en Christie´s París en el año 2010.

     Mención aparte merecen dos nombres relevantes en la Historia del Arte como creadores o cofundadores de importantes movimientos del siglo pasado pero de los que se suelen desconocer un periodo fauve previo a los mismos: Wassily Kandinsky (Moscú, 1866 - 1944) y Georges Braque (Argenteuil-sur-Seine, 1882-1963). El artista ruso cultivó cierto estilo fauvista antes de fundar en 1911 el grupo expresionista El Jinete Azul (Der Blaue Reiter), el cual, al formar parte del Expresionismo alemán de vanguardia como se ha comentado, hereda notables influencias del Fauvismo. Así, aunque su obra más cara es la prototípica de su estilo abstracto, destaca su segundo mayor remate en subasta, el óleo titulado Studie für improvisation 8 (1908) vendido por 20.907.785 € en Christie´s Nueva York durante el 2012, realizado en época fauvista si bien con signos que preludian su abstracción posterior. El segundo gran personaje, Braque, a pesar de pasar a la historia por su colaboración en la fundación del Cubismo, sorprende al conocer que su obra más cara vendida en subasta pertenece al periodo fauve, el óleo titulado Paysage à la Ciotat (1907) rematado en 12.082.500 € en Sotheby´s Nueva York en el año 2013.



Fig.7- Juan de Echevarría, Paisaje de Guetary, ca. 1927. Óleo/lienzo. 55 x 46 cm. Colección particular.

Fig.8- Juan de Echevarría, Bodegón con libros y abanico, ca. 1924. Óleo/lienzo. 116 x 75 cm. Colección particular.

Fig.9- Juan de Echevarría, Paisaje de Pampliega, ca. 1908. Óleo/lienzo, 74 x 92 cm. N° Inv. 82/122. © Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Fig.10- Juan de Echevarría, Bodegón de los limones, 1920. Óleo/lienzo. 65,7 x 55,2 cm. N° Inv. 82/119. © Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Fig.11- Juan de Echevarría, Familia gitana, ca. 1925. Óleo/lienzo. 115 x 146 cm. Galería Lorenart, Madrid.

_____________________________________________

[33] CAMÓN AZNAR, José, “El arte de Juan de Echevarría”, Goya: Revista de arte, N° 95, 1970, p. 269. · [34] SOLANA, Guillermo; “El desollado” en Juan de Echevarría (1875-1931) [cat. exp.], Fundación Cultural Mapfre Vida, Madrid 28 enero - 28 marzo 2004, Museo de Bellas Artes de Bilbao 19 de abril - 27 junio 2004, p. 50. · [35] CAMÓN, op. cit., 1970, p. 275. · [36] MENDIETA, Verónica; “Echevarría. Aquejado de sensibilidad” en Juan de Echevarría (1875-1931) [cat. exp.], Fundación Cultural Mapfre Vida, Madrid 28 enero - 28 marzo 2004, Museo de Bellas Artes de Bilbao 19 de abril - 27 junio 2004, p. 22. · [37] SOLANA, op. cit., p. 51. · [38] MENDIETA ECHEVARRÍA, Verónica, “El pintor y su modelo. Juan Echevarría y Valle-Inclán”, Goya: Revista de arte, N° 246, 1995, p. 337. · [39] CAMÓN, op. cit., 1962, p. 144. · [40] CAMÓN op. cit., 1962, p. 143. · [41] “Juan de Echevarría, pintor del 98”, Galería ANTIQVARIA - Arte contemporáneo, antigüedades, mercado, coleccionismo, N° 225, 2004, p. 57. · [42] MENDIETA, op. cit., 1995, p. 337. · [43] SOLANA, op. cit., p. 45. · [44] Todas las cotizaciones y precios de subasta han sido consultados en la base de Art Price.



Continuar leyendo en 4/4

Reportajes

Videos

Galeria de Fotos

Curiosidades

Rutas del Arte